Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Cuando diseñamos toda la estructura de una empresa nueva y decidimos ponerla en marcha, elegir su nombre es la primera cuestión a debatir. Este proceso es denominado naming y resulta más sencillo cuando tenemos una serie de pautas a seguir. Es el primer paso para elegir nombres de marca y logotipos potentes.

Para empezar, debemos elegir un nombre original, que suene bien y que esté relacionado en la mayor medida posible con el tipo de producto que ofrecemos.

Un nombre atractivo y fácil de recordar

Tener una lista de palabras clave sobre nuestro sector puede ayudarnos en la búsqueda. Que el nombre de marca esté relacionado con los objetivos del negocio es importante, aunque lo que realmente interesa es que sea lo más conciso posible, fácil de pronunciar y, sobre todo, fácil de recordar.

De nada nos sirven nombres muy largos o que nadie sepa pronunciar, porque conseguiremos que se olviden tan pronto como se vean. Para saber cómo escoger nombres de marca y logotipos potentes hay que ser muy cuidadosos con el recibimiento que puedan tener en nuestros futuros clientes.

Evocar sentimientos o sensaciones con un nombre tendrá como resultado que sea aún más memorable. Utilizar para ello palabras que nos resulten conocidas y evitar palabras con dobles sentidos y que resulten desagradables es esencial.

Así mismo, es primordial saber a qué público nos dirigimos: no es lo mismo crear un nombre de marca para universitarios que para personas de la tercera edad.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Siglas, apellidos o lugares para elegir nombres de marca potentes

Las empresas utilizan todo tipo de palabras para sus nombres de marca. Desde lugares geográficos, como Banco Sabadell, hasta nombres y apellidos como Roberto Verino o Chanel. También son válidas las siglas, como las utilizadas en IBM o BMW.

Quizá, de los más originales son los escritos a través de anagramas o acrónimos como Ikea o Talgo. También encontramos significados etimológicos y mitológicos tras grandes empresas así como nombres de colores e incluso de animales, como Puma.

Lo importante es que, sea cual sea tu elección final, consigas que el público sea capaz de vincular ese nombre a tu producto. Además, hay que procurar que esa marca sea válida en todo tipo de idiomas. No todas las palabras tienen una buena traducción en según qué tipo de lenguas.

Un nombre sin variaciones

Una vez elegido el nombre, no hay vuelta atrás. Cambiar la marca a posteriori, como le ocurrió a Mr. Proper, provoca demasiados inconvenientes. Cuando uno elige su nombre de marca, debe apostar fuerte por él. En el proceso de cómo elegir buenas marcas y logotipos hay que tener en cuenta todas estas indicaciones.

Y si durante el proceso de naming se encuentran dificultades creativas, ya existen herramientas digitales para ayudarnos con él. Se trata de generadores de nombres de empresa como Shopify y Oberlo. Suelen ser gratuitos y pueden darnos ideas para encontrar lo que estamos buscando. Aunque una vez encontrado, nos faltará algo imprescindible: el logotipo que lo acompañe.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Tres consejos para construir un buen logotipo

Si pensabas que la tarea más difícil de crear una marca era encontrar un nombre adecuado para ella, es porque te estás olvidando de lo más importante: el símbolo que la representa, la identidad visual por la que tus clientes van a saber reconocerte, formar en su mente una opinión sobre tu empresa y, sobre todo, sentirse o no atraídos por ella.

En un mundo donde prima lo audiovisual y donde cada día cientos de imágenes impactan en nuestras retinas, dar con la tecla adecuada para diseñar un logotipo potente no solo es un reto, sino una tarea a la que debe dedicarse bastante tiempo y en la que, sobre todo, tendremos que contar con profesionales en el proceso. Te contamos por qué.

Elegir una imagen adecuada

La creación de un logotipo debe pasar por diversas fases que comenzarán siempre con un boceto en el que se plasmarán los valores que representan a nuestra empresa. A partir de esa idea, debemos ir desarrollando la imagen de la marca a través de tres principios básicos, aunque antes debemos tener en cuenta qué tipos de logos vamos a querer:

Logotipo: representa solo el nombre de la empresa, sin imagen. Lo utilizan marcas como Coca-Cola, Kellogg’s o Disney.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Imagotipo: en este caso, el nombre va unido a una imagen. Lo usan marcas como Amazon, Lacoste y Microsoft.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Isotipo: se trata de una imagen sin ningún tipo de texto. Lo usan marcas como Apple, Nike e Instagram.

Isologo: se trata de una imagen y un texto que deben ir siempre unidos para no perder su significado. No pueden separarse la una de la otra. Lo usan marcas como Chupa Chups, Burger King y BMW.

Principios para elegir y elaborar un logotipo potente

1. Sencillez y concisión

Para este primer paso es importante saber cómo enviar un mensaje de forma sencilla. Tu logo no tiene por qué estar relacionado siempre con el sector de la empresa: la manzana de Apple poco tiene que ver aparentemente con ordenadores. Pero debe ser algo que refleje la experiencia que hay tras el negocio y los valores sobre los que se sustenta.

Un logo que destaque por encima de los de la competencia -a la que habrá que investigar previamente-, que se diferencie de una manera sencilla y que evite formas que se puedan malinterpretar será siempre bien recibido.

El uso de un solo color (o un máximo de tres) y una sola tipografía, desprendiéndonos de los elementos que no resulten necesarios, nos ayudará a ver más clara nuestra idea. Un logotipo cargado de formas, efectos y colores puede resultar espeso e incómodo para el espectador.

Hay que tener en cuenta que un logotipo potente puede crear una sensación de alta reputación y confianza en nuestra marca. Es importante que represente de alguna manera lo que vamos a ofrecer a nuestros clientes y, sobre todo, que vaya dirigido a nuestro público objetivo. No es lo mismo diseñar un logo para un público joven de clase media que hacerlo para un público mayor de clase alta.

2. Diseño a largo plazo y válido para diferentes soportes

Es imprescindible que el diseño se aleje de las modas y tendencias actuales y sea lo más atemporal posible. Hay que hacerlo pensando en el largo plazo y en que pueda aguantar activo cuantos más años mejor. Hay muchas marcas que han tenido que cambiar sus logos porque se han quedado obsoletos, como es el caso de Reebok.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Lo más recomendable en caso de rediseñar el logo es mantener las propiedades que lo hacen reconocible e identificable: colores, formas y tipo de letra para que el usuario siga detectando nuestra marca como algo conocido y no varíe su opinión sobre ella (en el caso de ser positiva).

Y para que este logo sea válido en cualquier tipo de soporte, es esencial hacerlo de manera vectorial. Esto permitirá adaptarlo sin perder ni un ápice de calidad a páginas web, sobre papel, en productos o donde quiera que lo vayamos a necesitar. Y si tiene colores, debería verse bien también en blanco y negro y adaptarse tanto a formato horizontal como a formato vertical.

3. Mensaje enviado

Uno de los objetivos es crear un logotipo que sea bienvenido por el público. Para ello, es importante saber que utilizar líneas curvas, como en el caso de Disney o Coca-Cola, transmite más suavidad y sensación de acogimiento que usar líneas rectas. Y en cuanto a transmitir el mensaje de la marca, los colores podrán ser de gran ayuda puesto que cada uno tiene su propio significado.

Así, mientras el blanco simboliza la pureza, la inocencia y la limpieza, aunque también el frio, el negro se tiene por un color elegante que representa el lujo, el poder y la elegancia.

El azul, por su parte, suele enviar un mensaje de tranquilidad y confianza. El verde indica desarrollo y salud; el amarillo es el más optimista y está asociado con la felicidad; el naranja es el abanderado de la creatividad y la juventud; y el rojo representa energía y atracción.

Además, el rosa va asociado a la belleza mientras que el morado, color utilizado en el logo de Lacomonline, indica sofisticación, ambición y riqueza.

Cómo elegir un nombre de marca y un logotipo potentes para tu negocio

Nuestro logo, que representa un abanico de nuevas posibilidades, combina distintos tonos de morado de forma armónica abriéndose a la apertura de nuevas metas.

De esta manera, hay logos muy reconocidos por su originalidad, como es el caso de Amazon, donde la sonrisa que hay bajo su nombre empieza en la letra A y termina en la Z, haciendo referencia a que en su catálogo puedes encontrar de todo. Por eso, es importante que pensemos bien lo que queremos transmitir y cómo hacerlo.

Para ello nos ayudará un diseñador gráfico, que normalmente nos propondrá varios diseños según las directrices marcadas antes de poder elegir el definitivo. Y cuando lo tengamos, guardaremos como oro en paño el Manual de Marca asociado al mismo, donde se especifican todas sus propiedades, ya que nos ayudará a presentarlo siempre sin ningún tipo de variación.

Deja una respuesta