Estrategias para elegir los mejores Social Ads en tu negocio

A menudo se produce bastante confusión entre Google Ads y Social Ads. Si bien los primeros son herramientas de publicidad exclusivas de la compañía que lidera las búsquedas en internet, los segundos hacen referencia a la publicidad que se inserta en redes sociales como Facebook, LinkedIn o Instagram. Hoy nos vamos a centrar en los segundos, puesto que son bastante eficientes para potenciar el marketing digital de las empresas, y en las estrategias necesarias para elegir los mejores Social Ads en tu negocio.

Y antes de empezar a utilizarlos, debemos saber cómo funcionan, las ventajas que tiene cada uno de los Social Ads disponibles y cuál va a ser el más indicado y más rentable para nuestra empresa dependiendo de lo que estemos interesados en conseguir.

Por qué utilizar Social Ads

Los usuarios han cambiado. Los canales para insertar publicidad también. Ahora tenemos que dirigirnos directamente hacia donde están nuestros clientes potenciales, y este no es otro lugar que las redes sociales. Allí está el ocio para ellos, y la oportunidad para nosotros. La publicidad en redes sociales es de las más efectivas a la par que económicas que existen. Y esta es solo una de sus cualidades. Pero hay muchas más.

Las redes sociales nos permiten insertar anuncios hechos a medida, según el objetivo que estemos persiguiendo. Este puede ser conseguir followers en nuestros perfiles, redirigir el tráfico a nuestra web, promocionar o vender un producto, generar leads o aumentar nuestra reputación en la red. Lo mejor es que podemos anunciarnos por el precio que queramos, por muy bajo que este sea. Las plataformas adaptan las campañas a nuestro presupuesto e intentan rentabilizar al máximo cada uno de los anuncios.

Además, es posible ir controlando la inversión a medida que la campaña avanza, lo que aumenta su eficacia. Y es que dentro de las estrategias para elegir los mejores Social Ads en tu negocio, hay que tener en cuenta que estos nos permiten llegar a más usuarios que de una forma orgánica (sin coste), resultan muy poco invasivos puesto que los anuncios se adaptan a la forma de las publicaciones generales de la red social en la que se insertan -pasando a veces por publicaciones no promocionadas-, y tienen opción de pagarse solo si se consigue el objetivo que buscamos. Y lo mejor de todo: valen para cualquier tipo de empresa.

Fácil, rápido y con retorno de la inversión: la mejor estrategia

Junto a excelentes informes detallados de métricas en tiempo real y los buenos resultados que arrojan estas campañas, cada vez son más las empresas, pequeñas, medianas y grandes, las que confían su publicidad a los Social Ads. En ellos, el ROI (retorno de la inversión) siempre suele ser positivo y rápido de conseguir. Y esto un punto clave a la hora de optar por los mejores Social Ads para tu empresa.

Así mismo, ponen a nuestra disposición diferentes formatos de anuncio: solo texto, con una imagen o con varias fotografías, con un vídeo… Lo importante, a la hora de elegir Social Ads para publicitarnos, es conocer en qué red social está el público al que nos queremos dirigir y, una vez estemos construyendo el anuncio, segmentar adecuadamente a los usuarios por edad, sexo, lugar de residencia o comportamiento y gustos para llegar directamente a nuestro público objetivo.

Estrategias para elegir los mejores Social Ads

Tipos de Social Ads: cómo elegir el adecuado para tu negocio

1. Facebook Ads

Es una de las redes sociales más utilizadas por los anunciantes debido a su capacidad para crear publicidad de calidad a nuestra medida y hacerlo a un coste realmente bajo. Además, en esta red social hay millones de usuarios que fácilmente pueden ser nuestro público objetivo, lo que la convierte en la favorita para muchos.

En Facebook podemos elegir nuestro objetivo principal:

  • Reconocimiento: que los usuarios conozcan nuestra marca.
  • Consideración: que den like a nuestra página, que visiten nuestra web, que reproduzcan nuestro vídeo, que hablen directamente con nosotros o que se descarguen nuestra app.
  • Conversión: para vender directamente nuestro producto.

Dentro de estos anuncios, podemos mostrar nuestro catálogo de productos, un sorteo, un evento de nuestra empresa, una campaña especial, descuentos y ofertas o cualquier otra característica que nos interese reseñar.

Como ya hemos dicho, Facebook permite segmentar al usuario demográficamente, es una de sus ventajas más reconocidas. En cuanto al presupuesto, podemos elegir el modelo de pago de coste por clip o CPC (recomendado), donde solo pagaremos si los usuarios hacen clic en nuestro anuncio, o bien el modelo que se rige por impresiones, en el que pagaremos cada vez que un usuario vea nuestro anuncio aunque no interactúe con él.

En Facebook Ads podemos insertar vídeos, carruseles de imágenes, una sola imagen, una combinación de imágenes y vídeos, una presentación e incluso anuncios con apariencia de nuestra landing page. Además, contamos con la opción de test A/B, los cuales permiten configuran un mismo anuncio de dos maneras para ver cuál funciona mejor. Y, como el resto de redes sociales que vamos a ver, nos permite impactar en usuarios que ya han visitado nuestra web (retargeting) y comprobar qué es lo que debemos mejorar gracias a sus informes de resultados.

2. Instagram Ads

Instagram es una red muy visual donde el copy debe ser lo más directo y potente posible. Las campañas centradas en las imágenes son las que mejor funcionan.

Aprovechando su integración con  Facebook, en Instagram Ads los usuarios a los que más se llega son más jóvenes (de 18 a 30/35 años) que los de Facebook y se permite publicar también en formato vídeo, imagen, secuencia, colección y anuncios en stories. Estos anuncios aparecerán en reels, en sugerencias y en el propio feed de los usuarios para aumentar el impacto.

3. Twitter Ads

A pesar de que esta red social se ha quedado relegada a un público más acotado que las últimas dos opciones, Twitter Ads ofrece realizar campañas adaptadas a diferentes objetivos:

  • Descargas de apps
  • Visualización de vídeos promocionados
  • Visualización de vídeo in-stream
  • Aumentar seguidores
  • Redirección a sitio web
  • Reconocimiento de marca
  • Interacciones con la publicación

No obstante, no es de las redes más utilizadas para poner anuncios, puesto que su coste ha ido in crescendo durante los últimos años.

Estrategias para elegir los mejores Social Ads en tu negocio

4. LinkedIn Ads

Dirigida hacia un público más profesional y con el fin B2B, la publicidad en esta red social suele ser más escasa y más cara que Facebook o Instagram

Los tipos de anuncios que se pueden insertar son anuncios de textos, contenido patrocinado y contenido patrocinado dentro de la red de mensajería interna de LinkedIn.

En este caso el objetivo pasa más por aumentar el prestigio de la marca y por llegar a un tipo de público generalmente con estudios universitarios que no se encuentra en el resto de redes sociales.

5. Youtube Ads

Si bien Youtube pertenece a Google, está incluido en esta lista porque el canal de vídeo es una de las redes sociales actuales más potentes en lo que a nivel visual se refiere. De hecho, es el único formato que se puede parecer a lo que conocemos como spots publicitarios en televisión de siempre.

Los tipos de anuncios que permite Youtube son:

  • Anuncios de display: banners que aparecen a la derecha del video.
  • Superpuestos: en la parte inferior del video.
  • Anuncios de video que se pueden saltar: previos al video que se va a reproducir.
  • Tarjetas patrocinadas: aparecen en determinados momentos del video.
  • Anuncios bumper: Anuncios de 6 segundos que deben verse para reproducir el video

Si bien la publicidad en Youtube es bastante cara, una buena campaña en esta red social puede hacer que nuestro vídeo sea visto por millones de personas, por lo que merece mucho la pena.

6. Otros formatos de Social Ads para tu negocio: Snapchat y Pinterest

La publicidad en Snapchat aún no es demasiado popular en el mercado. Además, la audiencia de esta red es muy joven. Cuenta con anuncios de 10 segundos y no ha terminado de calar entre las empresas. De la misma manera que ocurre con Pinterest Ads.

Esta red social es perfecta para negocios de cocina, moda o celebraciones, pero si realmente queremos hacer una publicidad que llegue a un gran número de personas, desde Lacomonline te recomendamos comenzar a utilizar Facebook e Instagram como principales aliados en la importante estrategia de elegir Social Ads para impulsar tus servicios.

¿Sabes ya cuál es la red social que más se adapta a tu negocio? Consulta todas tus dudas con nosotros.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Cuando diseñamos toda la estructura de una empresa nueva y decidimos ponerla en marcha, elegir su nombre es la primera cuestión a debatir. Este proceso es denominado naming y resulta más sencillo cuando tenemos una serie de pautas a seguir. Es el primer paso para elegir nombres de marca y logotipos potentes.

Para empezar, debemos elegir un nombre original, que suene bien y que esté relacionado en la mayor medida posible con el tipo de producto que ofrecemos.

Un nombre atractivo y fácil de recordar

Tener una lista de palabras clave sobre nuestro sector puede ayudarnos en la búsqueda. Que el nombre de marca esté relacionado con los objetivos del negocio es importante, aunque lo que realmente interesa es que sea lo más conciso posible, fácil de pronunciar y, sobre todo, fácil de recordar.

De nada nos sirven nombres muy largos o que nadie sepa pronunciar, porque conseguiremos que se olviden tan pronto como se vean. Para saber cómo escoger nombres de marca y logotipos potentes hay que ser muy cuidadosos con el recibimiento que puedan tener en nuestros futuros clientes.

Evocar sentimientos o sensaciones con un nombre tendrá como resultado que sea aún más memorable. Utilizar para ello palabras que nos resulten conocidas y evitar palabras con dobles sentidos y que resulten desagradables es esencial.

Así mismo, es primordial saber a qué público nos dirigimos: no es lo mismo crear un nombre de marca para universitarios que para personas de la tercera edad.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Siglas, apellidos o lugares para elegir nombres de marca potentes

Las empresas utilizan todo tipo de palabras para sus nombres de marca. Desde lugares geográficos, como Banco Sabadell, hasta nombres y apellidos como Roberto Verino o Chanel. También son válidas las siglas, como las utilizadas en IBM o BMW.

Quizá, de los más originales son los escritos a través de anagramas o acrónimos como Ikea o Talgo. También encontramos significados etimológicos y mitológicos tras grandes empresas así como nombres de colores e incluso de animales, como Puma.

Lo importante es que, sea cual sea tu elección final, consigas que el público sea capaz de vincular ese nombre a tu producto. Además, hay que procurar que esa marca sea válida en todo tipo de idiomas. No todas las palabras tienen una buena traducción en según qué tipo de lenguas.

Un nombre sin variaciones

Una vez elegido el nombre, no hay vuelta atrás. Cambiar la marca a posteriori, como le ocurrió a Mr. Proper, provoca demasiados inconvenientes. Cuando uno elige su nombre de marca, debe apostar fuerte por él. En el proceso de cómo elegir buenas marcas y logotipos hay que tener en cuenta todas estas indicaciones.

Y si durante el proceso de naming se encuentran dificultades creativas, ya existen herramientas digitales para ayudarnos con él. Se trata de generadores de nombres de empresa como Shopify y Oberlo. Suelen ser gratuitos y pueden darnos ideas para encontrar lo que estamos buscando. Aunque una vez encontrado, nos faltará algo imprescindible: el logotipo que lo acompañe.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Tres consejos para construir un buen logotipo

Si pensabas que la tarea más difícil de crear una marca era encontrar un nombre adecuado para ella, es porque te estás olvidando de lo más importante: el símbolo que la representa, la identidad visual por la que tus clientes van a saber reconocerte, formar en su mente una opinión sobre tu empresa y, sobre todo, sentirse o no atraídos por ella.

En un mundo donde prima lo audiovisual y donde cada día cientos de imágenes impactan en nuestras retinas, dar con la tecla adecuada para diseñar un logotipo potente no solo es un reto, sino una tarea a la que debe dedicarse bastante tiempo y en la que, sobre todo, tendremos que contar con profesionales en el proceso. Te contamos por qué.

Elegir una imagen adecuada

La creación de un logotipo debe pasar por diversas fases que comenzarán siempre con un boceto en el que se plasmarán los valores que representan a nuestra empresa. A partir de esa idea, debemos ir desarrollando la imagen de la marca a través de tres principios básicos, aunque antes debemos tener en cuenta qué tipos de logos vamos a querer:

Logotipo: representa solo el nombre de la empresa, sin imagen. Lo utilizan marcas como Coca-Cola, Kellogg’s o Disney.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Imagotipo: en este caso, el nombre va unido a una imagen. Lo usan marcas como Amazon, Lacoste y Microsoft.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Isotipo: se trata de una imagen sin ningún tipo de texto. Lo usan marcas como Apple, Nike e Instagram.

Isologo: se trata de una imagen y un texto que deben ir siempre unidos para no perder su significado. No pueden separarse la una de la otra. Lo usan marcas como Chupa Chups, Burger King y BMW.

Principios para elegir y elaborar un logotipo potente

1. Sencillez y concisión

Para este primer paso es importante saber cómo enviar un mensaje de forma sencilla. Tu logo no tiene por qué estar relacionado siempre con el sector de la empresa: la manzana de Apple poco tiene que ver aparentemente con ordenadores. Pero debe ser algo que refleje la experiencia que hay tras el negocio y los valores sobre los que se sustenta.

Un logo que destaque por encima de los de la competencia -a la que habrá que investigar previamente-, que se diferencie de una manera sencilla y que evite formas que se puedan malinterpretar será siempre bien recibido.

El uso de un solo color (o un máximo de tres) y una sola tipografía, desprendiéndonos de los elementos que no resulten necesarios, nos ayudará a ver más clara nuestra idea. Un logotipo cargado de formas, efectos y colores puede resultar espeso e incómodo para el espectador.

Hay que tener en cuenta que un logotipo potente puede crear una sensación de alta reputación y confianza en nuestra marca. Es importante que represente de alguna manera lo que vamos a ofrecer a nuestros clientes y, sobre todo, que vaya dirigido a nuestro público objetivo. No es lo mismo diseñar un logo para un público joven de clase media que hacerlo para un público mayor de clase alta.

2. Diseño a largo plazo y válido para diferentes soportes

Es imprescindible que el diseño se aleje de las modas y tendencias actuales y sea lo más atemporal posible. Hay que hacerlo pensando en el largo plazo y en que pueda aguantar activo cuantos más años mejor. Hay muchas marcas que han tenido que cambiar sus logos porque se han quedado obsoletos, como es el caso de Reebok.

Cómo elegir nombres de marca y logotipos potentes

Lo más recomendable en caso de rediseñar el logo es mantener las propiedades que lo hacen reconocible e identificable: colores, formas y tipo de letra para que el usuario siga detectando nuestra marca como algo conocido y no varíe su opinión sobre ella (en el caso de ser positiva).

Y para que este logo sea válido en cualquier tipo de soporte, es esencial hacerlo de manera vectorial. Esto permitirá adaptarlo sin perder ni un ápice de calidad a páginas web, sobre papel, en productos o donde quiera que lo vayamos a necesitar. Y si tiene colores, debería verse bien también en blanco y negro y adaptarse tanto a formato horizontal como a formato vertical.

3. Mensaje enviado

Uno de los objetivos es crear un logotipo que sea bienvenido por el público. Para ello, es importante saber que utilizar líneas curvas, como en el caso de Disney o Coca-Cola, transmite más suavidad y sensación de acogimiento que usar líneas rectas. Y en cuanto a transmitir el mensaje de la marca, los colores podrán ser de gran ayuda puesto que cada uno tiene su propio significado.

Así, mientras el blanco simboliza la pureza, la inocencia y la limpieza, aunque también el frio, el negro se tiene por un color elegante que representa el lujo, el poder y la elegancia.

El azul, por su parte, suele enviar un mensaje de tranquilidad y confianza. El verde indica desarrollo y salud; el amarillo es el más optimista y está asociado con la felicidad; el naranja es el abanderado de la creatividad y la juventud; y el rojo representa energía y atracción.

Además, el rosa va asociado a la belleza mientras que el morado, color utilizado en el logo de Lacomonline, indica sofisticación, ambición y riqueza.

Cómo elegir un nombre de marca y un logotipo potentes para tu negocio

Nuestro logo, que representa un abanico de nuevas posibilidades, combina distintos tonos de morado de forma armónica abriéndose a la apertura de nuevas metas.

De esta manera, hay logos muy reconocidos por su originalidad, como es el caso de Amazon, donde la sonrisa que hay bajo su nombre empieza en la letra A y termina en la Z, haciendo referencia a que en su catálogo puedes encontrar de todo. Por eso, es importante que pensemos bien lo que queremos transmitir y cómo hacerlo.

Para ello nos ayudará un diseñador gráfico, que normalmente nos propondrá varios diseños según las directrices marcadas antes de poder elegir el definitivo. Y cuando lo tengamos, guardaremos como oro en paño el Manual de Marca asociado al mismo, donde se especifican todas sus propiedades, ya que nos ayudará a presentarlo siempre sin ningún tipo de variación.

SEO: Cómo ser el primero en Internet con tu negocio

Imagina teclear el nombre de tu empresa en Google y, además de aparecer el primero en la lista como líder del sector, poder atraer a clientes potenciales fácilmente con un solo clic. Ahora imagínalo sin tener que pagar publicidad al buscador y que el resultado sea encima a largo plazo. Sí, se puede y la técnica de marketing para conseguirlo y ser el primero en Internet con tu negocio recibe el nombre de SEO.

Estas siglas hacen referencia a Search Engine Optimization (Optimización en Motores de Búsqueda). SEO engloba las herramientas necesarias para posicionar a las empresas en un lugar destacado tanto en Google como en el resto de buscadores gracias a una serie de estrategias de branding. No hay trucos ni magia, sino mucho trabajo de precisión tras las páginas web de los negocios y una minuciosa publicación de contenido clave. Este contenido se sitúa tanto en blogs como en campañas de email marketing y redes sociales para conseguir visibilidad entre nuestro público objetivo sin invertir grandes sumas de dinero.

¿En qué consiste el contenido clave?

Se trata de crear contenidos atractivos sobre nuestro sector, y concretamente sobre nuestra marca, para que, a través de la red, el llamado tráfico orgánico (gratuito) se dirija hacia nuestros canales corporativos de una manera natural. Todo ello a un coste mucho más bajo que la publicidad tradicional y con un importante impacto a medio y largo plazo para nuestro negocio.

Por este motivo, en la actualidad, la mayoría de las empresas confían al SEO la parte digital de sus negocios. La otra cara de la moneda es el SEM (Search Engine Marketing). Este hace referencia a campañas de pago en buscadores para conseguir esa rápida y fugaz optimización de búsqueda pero, ¿quién quiere SEM cuando puede tener SEO? ¿Quién no quiere que su empresa salga bien arriba en el buscador de manera estable y ser el primero en Internet con su negocio sin tener que pagar constantemente a Google para ello?

SEO: Cómo ser el primero en Internet con tu negocio

5 pasos para conseguir un buen posicionamiento SEO

Empresas de comunicación y marketing como Lacomonline son las encargadas de llevar a cabo una serie de técnicas para mantener este posicionamiento activo y de manera efectiva. Para ello, trabajamos de manera digital los siguientes aspectos de cada negocio:

1. Gustos y necesidades de los clientes potenciales

Es primordial saber qué requieren nuestros clientes para ser los primeros en ofrecérselo. Si tenemos un negocio de moda masculina, por ejemplo, debemos segmentar el público al que nos dirigimos según sus gustos, hábitos y demandas en cada momento.

Si no sabemos nada sobre nuestros usuarios, no conseguiremos atraerles hacia nuestra web y mucho menos hacer que se interesen por nuestra marca. Hay que personalizar los mensajes, dar respuesta a sus necesidades y hacer que el cliente se sienta acogido y a gusto en nuestro negocio. Que sientan que nos dirigimos directamente a ellos y que, como recompensa, ellos quieran formar parte de nuestra ‘comunidad’. Será el primer paso de SEO para ser el primero en Internet con nuestro negocio.

2. Contenido y análisis de palabras clave

Quizá esta sea una de las partes más cruciales del SEO. Los buscadores como Google trabajan la optimización de contenidos a partir de palabras clave. Si una persona pone en el buscador ‘Tienda de ropa masculina en Lisboa’, este seleccionará el contenido más relevante y útil para el usuario.

Para ello, nuestra empresa no solo debe hacer uso de herramientas concretas en la red. Debe contar con contenidos hechos a medida para su negocio y colocarlos estratégicamente en sus canales. Esto tendrá como resultado su aparición en estos motores de búsqueda en los primeros puestos.

En consecuencia, este proceso nos llevará a aumentar el número de visitas hacia nuestras páginas de manera orgánica. Por este motivo, estudiar a nuestra competencia también es una tarea tan útil como necesaria: nos ayudará a analizar y a mejorar nuestro contenido para aparecer por encima de ella.

SEO: Cómo ser el primero en Internet con tu negocio

3. Herramientas necesarias para posicionar en SEO y ser el primero en Internet con tu negocio

El contenido del que hablamos aparecerá en un blog dentro de nuestra página web, en nuestras redes sociales a través de la adaptación de los mensajes a cada canal, en las newsletters que enviemos a través de campañas de email marketing y en perfiles propios de herramientas como Google My Business. Facilitar la tarea de los buscadores para aparecer en su selección es la principal estrategia del SEO. Y hacerlo atractivo para que, además, los usuarios nos compartan, es la principal estrategia de las agencias de marketing.

Servirnos también de Google Maps como herramienta imprescindible para el SEO local y poner etiquetas en nuestro blog, metadescripciones y palabras clave en los lugares más importantes como titulares y encabezados, nos llevará a subir puestos. Y esto, por lo tanto, tendrá como resultado el poder alzar el prestigio de nuestra marca en Internet. Si además contamos con un contenido específico y de calidad, conseguiremos pasar por encima de la competencia.

4. Puesta a punto de tu página web

La indexación de los motores de búsqueda como Google tiene en cuenta la facilidad de navegación por la web. Por ello, será necesario eliminar el contenido que esté duplicado, arreglar los enlaces rotos y aplicar un diseño responsive (para teléfonos móviles). A día de hoy, la mayoría de las búsquedas se producen a través de smartphones.

Los buscadores también tienen en cuenta la velocidad de carga de la web. Cuanto más sencilla sea la experiencia para el usuario, más valor nos darán los buscadores en su lista.

5. Elaboración de informes de manera continua

El seguimiento de la estrategia utilizada en SEO es muy importante para ir cambiando sobre la marcha los valores que no nos dan el resultado esperado. Herramientas como Google Analytics para medir el tipo de tráfico que accede a nuestra web y el comportamiento del usuario una vez está dentro será clave. Así mismo, Metricool para ver las estadísticas de las redes sociales o Sistrix para analizar las palabras clave de búsqueda de nuestros usuarios y de la competencia nos resultarán muy útiles en este tipo de mediciones para corregir errores y mejorar nuestro rendimiento.

El proceso de SEO, por tanto, es uno de los elementos clave en el marketing de pequeñas, medianas y grandes empresas para ser el primero en Internet con tu negocio y llegar de una forma más directa a futuros clientes. Son ellos los que precisan los servicios de las empresas directamente en los buscadores. Nosotros tenemos que estar preparados para ofrecerles lo que buscan. Es una cuestión de oferta y demanda, y de una buena organización para conseguir llegar siempre a nuestro objetivo.

Branding: el paso imprescindible para una empresa de éxito

Piensa en la mejor manera de atraer clientes a tu negocio. ¿Tu idea es suficiente como para, además, generar en ellos una verdadera sensación de confianza hacia tu marca? Seamos sinceros, en la actualidad, cuesta mucho más mantenerse que llegar. Y que tus clientes se sientan cómodos en tu empresa, quieran repetir, recomienden tus servicios y, sobre todo, sean fieles a tu concepción de negocio y se sientan parte del mismo se basa en una sola palabra: branding. El branding es el paso imprescindible para una empresa de éxito.

Un buen trabajo de branding será imprescindible para mantener tu empresa en la cima, convertirla en líder y hacerla más estable y competitiva. Pero, ¿por dónde empezar? En un mundo donde todo es volátil y está globalizado, el marketing cobra más valor que nunca.

¿Qué es el branding? ¿Por qué es importante para una empresa de éxito?

El término branding hace referencia al proceso de gestión de marca a través del cual se trabajan sus valores, su posicionamiento y su interés por parte del consumidor. Se trata de lograr que tu marca se presente interesante ante los futuros clientes potenciales y, además, despierte simpatía en ellos. El branding es la cara feliz del marketing. Es la que pretende crear sensaciones positivas entre los usuarios para que se sientan cómodos y seguros interactuando con tu negocio.

Branding: el paso imprescindible para una empresa de éxito

Especializados en comunicación, en Lacomonline estudiamos el caso de cada uno de nuestros clientes de forma personalizada para establecer la mejor estrategia de marca y adaptarnos a sus posibilidades. Es importante saber que el branding no solo es aplicable a empresas de reciente creación. Este proceso también se utiliza en relanzamientos de marca de empresas que ya existían pero no terminaban de encajar o se habían quedado obsoletas. Y es esencial señalar que tras el cambio han obtenido exitosos resultados.

Además, no es necesario tener una empresa grande para construir una identidad de marca fuerte y sostenible. Todos los negocios, incluyendo los más pequeños, necesitan un buen respaldo corporativo. Con este respaldo, los clientes percibirán que tienen motivos para creer en ellas y apoyarlas.

¿Cómo se construye el branding y cuáles son sus resultados?

El principal objetivo es crear valor de marca. Es decir, que solo con ver nuestra marca los clientes prefieran nuestros servicios a los de la competencia. Para ello, no solo hay que crear un nombre atractivo y un logotipo que cause impacto, aunque este sea un duro trabajo, sobre todo para plasmar en una sola imagen un mensaje directo que comunique toda la experiencia que hay tras él.

Para despertar el deseo de consumir entre los usuarios debemos cumplir con sus expectativas, ofrecer un buen producto y saber venderlo. Y eso depende de la creatividad con la que preparemos y apliquemos el proceso de branding a través de la construcción de una potente identidad corporativa. Identidad que estará basada en nuestro público objetivo y en nuestros fines comerciales.

Pasos en el proceso de branding

Para aplicar correctamente el proceso de branding, es importante:

  • Analizar nuestro producto.
  • Saber distinguir el cliente potencial.
  • Conocer el mercado.
  • Resaltar lo que nos diferencia del resto.
  • Saber comunicarlo a través de un plan de marketing directo.

Y gran parte de esta comunicación se hace a través de publicidad (tanto gratuita como pagada) por todos los canales que nos sea posible según el presupuesto con el que contemos: vía online (página web propia, Google Ads, redes sociales, medios de comunicación) y vía presencial (a través de acciones en la calle, vallas publicitarias, autobuses y cualquier soporte que lo permita). Lo importante es que, según lo que podamos invertir en la campaña de branding, que recordemos que es esencial para conseguir una empresa de éxito, esta sea lo más ajustada a nuestro negocio y lo más directa y efectiva posible.

Branding: el paso imprescindible para una empresa de éxito

Algunas acciones dentro del branding llevan más coste que otras, pero todas son importantes para generar interés y que los clientes potenciales asocien nuestra marca a experiencias positivas. Que quieran incluirla en su vida. Que nos elijan.

Y durante el proceso de posicionamiento, un exhaustivo control y seguimiento de la campaña será imprescindible para ver si nuestro mensaje se está trasladando de forma adecuada o bien hay que reconducir la estrategia. Queremos crear una personalidad de la marca positiva y que los clientes tengan el sentido de pertenencia hacia ella. Que el branding dé como resultado una empresa de éxito

Con una cimentación sólida, creados los valores de marca y despertado el interés por parte de los usuarios, será más sencillo también competir en el mercado a través de una línea personal y única. Se trata de que nuestra marca despierte emociones en los clientes potenciales y que solo con escucharla acudan a su mente mensajes optimistas, concretos y atractivos.