SEO: Cómo ser el primero en Internet con tu negocio

Imagina teclear el nombre de tu empresa en Google y, además de aparecer el primero en la lista como líder del sector, poder atraer a clientes potenciales fácilmente con un solo clic. Ahora imagínalo sin tener que pagar publicidad al buscador y que el resultado sea encima a largo plazo. Sí, se puede y la técnica de marketing para conseguirlo recibe el nombre de SEO.

Estas siglas hacen referencia a Search Engine Optimization (Optimización en Motores de Búsqueda) y engloban las herramientas necesarias para posicionar a las empresas en un lugar destacado tanto en Google como en el resto de buscadores gracias a una serie de estrategias de branding. No hay trucos ni magia, sino mucho trabajo de precisión tras las páginas web de los negocios y una minuciosa publicación de contenido clave tanto en blogs como en campañas de email marketing y redes sociales para conseguir visibilidad entre nuestro público objetivo sin invertir grandes sumas de dinero.

Se trata de crear contenidos atractivos sobre nuestro sector, y concretamente sobre nuestra marca, para que, a través de la red, el llamado tráfico orgánico (gratuito) se dirija hacia nuestros canales corporativos de una manera natural. Todo ello a un coste mucho más bajo que la publicidad tradicional y con un importante impacto a medio y largo plazo para nuestro negocio.

Por este motivo, en la actualidad, la mayoría de las empresas confían al SEO la parte digital de sus negocios. La otra cara de la moneda es el SEM (Search Engine Marketing), es decir, campañas de pago en buscadores para conseguir esa rápida y fugaz optimización de búsqueda pero, ¿quién quiere SEM cuando puede tener SEO? ¿Quién no quiere que su empresa salga bien arriba en el buscador de manera estable sin tener que pagar constantemente a Google para ello?

5 pasos para conseguir un buen posicionamiento SEO

Empresas de comunicación y marketing como Lacomonline son las encargadas de llevar a cabo una serie de técnicas para mantener este posicionamiento activo y de manera efectiva. Para ello, trabajamos de manera digital los siguientes aspectos de cada negocio:

  1. Gustos y necesidades de los clientes potenciales: es primordial saber qué requieren nuestros clientes para ser los primeros en ofrecérselo. Si tenemos un negocio de moda masculina, por ejemplo, debemos segmentar el público al que nos dirigimos según sus gustos, hábitos y demandas en cada momento.

    Si no sabemos nada sobre nuestros usuarios, no conseguiremos atraerles hacia nuestra web y mucho menos hacer que se interesen por nuestra marca. Hay que personalizar los mensajes, dar respuesta a sus necesidades y hacer que el cliente se sienta acogido y a gusto en nuestro negocio. Que sientan que nos dirigimos directamente a ellos y que, como recompensa, ellos quieran formar parte de nuestra ‘comunidad’.

  2. Contenido y análisis de palabras clave: quizá esta sea una de las partes más cruciales del SEO. Los buscadores como Google trabajan la optimización de contenidos a partir de palabras clave. Si una persona pone en el buscador ‘Tienda de ropa masculina en Lisboa’, este seleccionará el contenido más relevante y útil para el usuario. Para ello, nuestra empresa no solo debe hacer uso de herramientas concretas en la red sino que debe contar con contenidos hechos a medida para su negocio y colocarlos estratégicamente en sus canales para que aparezcan en estos motores de búsqueda en los primeros puestos. Esto nos llevará a aumentar el número de visitas hacia nuestras páginas de manera orgánica. Y por este motivo, estudiar a nuestra competencia también es una tarea tan útil como necesaria: nos ayudará a analizar y a mejorar nuestro contenido para aparecer por encima de ella.

3. Herramientas necesarias para posicionar en SEO: el contenido del que hablamos aparecerá en un blog dentro de nuestra página web, en nuestras redes sociales a través de la adaptación de los mensajes a cada canal, en las newsletters que enviemos a través de campañas de email marketing y en perfiles propios de herramientas como Google My Business. Facilitar la tarea de los buscadores para aparecer en su selección es la principal estrategia del SEO y hacerlo atractivo para que, además, los usuarios nos compartan, es la principal estrategia de las agencias de marketing.

Servirnos también de Google Maps como herramienta imprescindible para el SEO local y poner etiquetas en nuestro blog, metadescripciones y palabras clave en los lugares más importantes como titulares y encabezados, nos llevará a subir puestos y, por lo tanto, a alzar el prestigio de nuestra marca en Internet. Si además contamos con un contenido específico y de calidad, conseguiremos pasar por encima de la competencia.

4. Puesta a punto de tu página web: la indexación de los motores de búsqueda como Google tiene en cuenta la facilidad de navegación por la web. Por ello, será necesario eliminar el contenido que esté duplicado, arreglar los enlaces rotos y aplicar un diseño responsive (para teléfonos móviles) puesto que la mayoría de las búsquedas se producen a través de smartphones.

Los buscadores también tienen en cuenta la velocidad de carga de la web. Cuanto más sencilla sea la experiencia para el usuario, más valor nos darán los buscadores en su lista.

5. Elaboración de informes de manera continua: el seguimiento de la estrategia utilizada en SEO es muy importante para ir cambiando sobre la marcha los valores que no nos dan el resultado esperado. Herramientas como Google Analytics para medir el tipo de tráfico que accede a nuestra web y el comportamiento del usuario una vez está dentro; Metricool para ver las estadísticas de las redes sociales; o Sistrix para analizar las palabras clave de búsqueda de nuestros usuarios y de la competencia serán muy útiles en este tipo de mediciones para corregir errores y mejorar nuestro rendimiento.

El proceso de SEO, por tanto, es uno de los elementos clave en el marketing de pequeñas, medianas y grandes empresas para llegar de una forma más directa a futuros clientes. Son ellos los que precisan los servicios de las empresas directamente en los buscadores. Nosotros tenemos que estar preparados para ser de los primeros en ofrecerles lo que buscan. Es una cuestión de oferta y demanda, y de una buena organización para conseguir llegar siempre a nuestro objetivo.

Branding: el paso imprescindible para una empresa de éxito

Piensa en la mejor manera de atraer clientes a tu negocio. ¿Tu idea es suficiente como para, además, generar en ellos una verdadera sensación de confianza hacia tu marca? Seamos sinceros, en la actualidad, cuesta mucho más mantenerse que llegar. Y que tus clientes se sientan cómodos en tu empresa, quieran repetir, recomienden tus servicios y, sobre todo, sean fieles a tu concepción de negocio y se sientan parte del mismo se basa en una sola palabra: branding.

Un buen trabajo de branding será imprescindible para mantener tu empresa en la cima, convertirla en líder y hacerla más estable y competitiva. Pero, ¿por dónde empezar? En un mundo donde todo es volátil y está globalizado, el marketing cobra más valor que nunca.

¿Qué es el branding?

El término branding hace referencia al proceso de gestión de marca a través del cual se trabajan sus valores, su posicionamiento y su interés por parte del consumidor. Se trata de lograr que tu marca se presente interesante ante los futuros clientes potenciales y, además, despierte simpatía en ellos. El branding es la cara feliz del marketing, la que pretende crear sensaciones positivas entre los usuarios para que se sientan cómodos y seguros interactuando con tu negocio.

Especializados en comunicación, en Lacomonline estudiamos el caso de cada uno de nuestros clientes de forma personalizada para establecer la mejor estrategia de marca y adaptarnos a sus posibilidades. Es importante saber que el branding no solo es aplicable a empresas de reciente creación, sino que este proceso también se utiliza en relanzamientos de marca de empresas que ya existían pero no terminaban de encajar o se habían quedado obsoletas y que tras el cambio han obtenido exitosos resultados.

Además, no es necesario tener una empresa grande para construir una identidad de marca fuerte y sostenible. Todos los negocios, incluyendo los más pequeños, necesitan un buen respaldo corporativo para que los clientes perciban que tienen motivos para creer en ellas y apoyarlas.

¿Cómo se construye el branding y cuáles son sus resultados?

El principal objetivo es crear valor de marca. Es decir, que solo con ver nuestra marca los clientes prefieran nuestros servicios a los de la competencia. Para ello, no solo hay que crear un nombre atractivo y un logotipo que cause impacto, aunque este sea un duro trabajo, sobre todo para plasmar en una sola imagen un mensaje directo que comunique toda la experiencia que hay tras él.

Para despertar el deseo de consumir entre los usuarios debemos cumplir con sus expectativas, ofrecer un buen producto y saber venderlo. Y eso depende de la creatividad con la que preparemos y apliquemos el proceso de branding a través de la construcción de una potente identidad corporativa basada en nuestro público objetivo y en nuestros fines comerciales.

Para ello, es importante:

  • Analizar nuestro producto.
  • Saber distinguir el cliente potencial.
  • Conocer el mercado.
  • Resaltar lo que nos diferencia del resto.
  • Saber comunicarlo a través de un plan de marketing directo.

Y gran parte de esta comunicación se hace a través de publicidad (tanto gratuita como pagada) por todos los canales que nos sea posible según el presupuesto con el que contemos: vía online (página web propia, Google Ads, redes sociales, medios de comunicación) y vía presencial (a través de acciones en la calle, vallas publicitarias, autobuses y cualquier soporte que lo permita). Lo importante es que, según lo que podamos invertir en la campaña de branding, esta sea lo más ajustada a nuestro negocio y lo más directa y efectiva posible.

Algunas acciones dentro del branding llevan más coste que otras, pero todas son importantes para generar interés y que los clientes potenciales asocien nuestra marca a experiencias positivas. Que quieran incluirla en su vida. Que nos elijan.

Y durante el proceso de posicionamiento, un exhaustivo control y seguimiento de la campaña será imprescindible para ver si nuestro mensaje se está trasladando de forma adecuada o bien hay que reconducir la estrategia. Queremos crear una personalidad de la marca positiva y que los clientes tengan el sentido de pertenencia hacia ella.

Con una cimentación sólida, creados los valores de marca y despertado el interés por parte de los usuarios, será más sencillo también competir en el mercado a través de una línea personal y única. Se trata de que nuestra marca despierte emociones en los clientes potenciales y que solo con escucharla acudan a su mente mensajes optimistas, concretos y atractivos.